sábado, 25 de octubre de 2014

"Not in my backyard" en ciencia y en feminismo

Hace años que se ha caracterizado el curioso fenómeno sociológico NIMBY ("Not in my backyard")  que consiste en que un grupo de personas está de acuerdo con que debe hacerse algo colectivamente, pero ninguno quiere aceptar localmente, en su jardín, las consecuencias de ese bien común. Hay multitud de ejemplo, por citar uno, la oposición vecinal a la instalación de una institución para personas con discapacidad intelectual aunque todos están de acuerdo en que estas personas han de estar bien tratadas.

Este fenómeno muestra de una forma paradójica la no linealidad entre los intereses individuales y los colectivos. El bien común es algo diferente de la agregación de los intereses individuales. Dado que tanto el bien común como el bien de cada uno de los individuos son valiosos, la resolución de la paradoja NIMBY es tremendamente compleja en muchos casos.

Hace años propuse que en el baremo para becas predoctorales no se tuvieran en cuenta las publicaciones científicas. Con eso se limitaban las posibilidades de algunas personas que merecían esas becas, cierto. Pero en los años anteriores se había generalizado la necesidad de estar uno o dos años de "meritorio" (es decir de trabajador esclavo, sin contrato, beca ni nada) para obtener suficientes méritos como para optar a las becas que inician la carrera científica. Se aceptó la propuesta y en poco tiempo desaparecieron los "meritorios", aunque varias personas pilladas en el cambio de normativa sufrieron por ello. En este caso el NIMBY se rompió por el bien común.

En estos tiempos se está poniendo de moda el micromecenazgo (o crowdfounding) de proyectos científicos. Sin duda cada proyecto que lo solicita es interesante, valioso y lo merece. Pero la suma de todos ellos relajará la presión social sobre los gobiernos para que la ciencia tenga la financiación pública que merece. También hará que solo los proyectos con repercusión social clara ("curar el cáncer" y similares) obtendrán financiación. Es un ejemplo de NIMBY inverso. Financia la ciencia en mi jardín... aunque la ciencia en conjunto pierda mucho. A mi no me convence.

http://www.dailymail.co.uk/news/article-2622344/Art-collector-upsets-neighbors-erecting-33ft-Damien-Hirst-sculpture-pregnant-woman-exposed-fetus-garden.html


Por último quiero comentar una especie de NIMBY intelectual que se observa respecto del tema del feminismo. Personas que tienen claros sus valores de igualdad y que, por tanto, en su propio jardín no perciben discriminación (quizá ni siquiera sesgo cognitivo) respecto del tema de género. Extrapolan de ahí que el problema de bien común, o bien no existe, o bien se resolverá por el progresivo contagio de jardín a jardín, pero sin la necesidad de actuaciones colectivas. Me temo que esa aproximación no resolverá el problema de la discriminación real, tradicional, pasiva, "yo no soy machista, pero...". Aunque no soy capaz de sugerir un plan de actuación colectivo, libre de problemas, que camine ciertamente hacia la solución de esta discriminación, el dinosaurio sigue ahí.


domingo, 19 de octubre de 2014

Ebola: Lo político y lo técnico

Un misionero Español se contagia y se decide repatriarlo. La repatriación y el posterior tratamiento se hacen con medios insuficientes y surge un contagio. Se produce una espectacular imagen social de desgobierno ante la situación (que alcanzó su punto culminante en la rueda de prensa dela foto). Tras tomarse más en serio la situación y poner más medios parece que la crisis se va reconduciendo.

Traigo aquí este tema, a pesar de lo mucho que se ha escrito ya, por que esconde un tema que muy interesante. Argumentaba Lucas Sanchez a principios de agosto que no era en absoluto adecuado repatriar al enfermo. Por otro lado Juan Ignacio Pérez opina que la repatriación fue una decisión correcta. Lo interesante es que no son planteamientos antagónicos; lo primero es una argumentación fundamentalmente técnica y la segunda política. Y es que la frontera entre lo técnico y lo político es muy puñetera.

La decisión de traer a un enfermo es puramente política. Pero la determinación de los recursos necesarios (humanos, materiales, formativos, etc.) necesarios para llevar a cabo la decisión política con garantías es una cuestión técnica. Por último es un asunto de gestión de gobierno disponer los fondos necesarios y desplegar de forma efectiva los recursos.

Si se toma una decisión política desde el gobierno debería haber coherencia y desarrollar todas sus consecuencias técnicas sin cicatería. Esto es lo que me parece evidente que no ha ocurrido. Solo tras la demostración palpable (en forma de contagio) de que el desarrollo técnico de la decisión no era correcto se empezaron a tomar medidas. El gabinete de crisis que se constituyó una semanas después del contagio contó con un crédito especial dispuesto por el ministerio de hacienda. Hasta entonces se pretendía desarrollar "a coste cero" la decisión política. Y eso es imposible.

Fernando Cervera publicaba en Naukas ayer un estudio sobre los estudios de los miembros del Congreso de los Diputados, y achacaba a la falta de formación técnica (en este caso médica) la pobreza en la toma de decisiones como las relacionadas con la crisis del ébola. Pero no solo, también le achaca a esta falta de formación la deriva pseudocientífica de nuestros legisladores. Me parece muy interesante el análisis, pero no estoy de acuerdo en la conclusión. No creo que los políticos deban ser sus propios asesores técnicos, ni con formación para ello ni sin ella (como parece que hacen demasiado a menudo). Los políticos deben disponer de asesores técnicos, verdaderos expertos en los temas. Sobre los informes de estos asesores es sobre los que habrían de basar sus decisiones, eligiendo las posibilidades que maximicen la ideología que pretenden desarrollar (y que por la que se supone que han sido elegidos).

Lamentablemente es muy frecuente que el poder de lugar a prepotencia y que de ella se deriven decisiones descabelladas. El caso paradigmático (que cito muchas veces) es la propuesta de ley de la Asamblea General de Indiana de redondear el valor de PI a un decimal, para evitar complicaciones engorrosas. Salvando algunas distancias, la decisión de repatraiar al enfermo terminal, sin disponer de un hospital preparado, personal entrenado, recursos económicos suficientes y demás, se le parece bastante.


Repasando cosas he recordado que sobre la frontera entre lo político y lo técnico había escrito ya en el blog, en concreto la segunda entrada ya iba sobre esto:
Política o gestión: http://joaquinsevilla.blogspot.com.es/2008/01/poltica-o-gestin.html
Falacia de la equidistancia: http://joaquinsevilla.blogspot.com.es/2012/05/falacia-de-la-equidistancia.html
“Informando” sobre Fukushima: http://joaquinsevilla.blogspot.com.es/2012/07/informando-sobre-fukushima.html

miércoles, 15 de octubre de 2014

Estoy de prácticas

Me decía un estudiante del Máster de Profesorado de Secundaria que las dos semanas de prácticas en un instituto le habían resultado más formativas que 4 meses de clases. Si esto fuera cierto sobraría el Máster, bastaría con empezar a trabajar y en las dos primeras semanas en el puesto ya se habría adquirido la madurez y formación del Máster. ¿Es esperable algo así?

Claro que no. A las dos semanas de prácticas uno llega con la cabeza llena de cuestiones que resolver, está especialmente receptivo y reflexivo. Además está en un entorno protegido por un tutor, en el que no es problemático equivocarse. Y por último y más importante, sobre las prácticas se reflexiona, es obligatorio preparar un informe al respecto.

El elemento clave es esa reflexión sobre lo que se hace y lo que ocurre; eso es lo que convierte un período laboral en una experiencia, en una práctica. Cualquier par de semanas de tu vida , si escribes una memoria al final, es un período de prácticas. Por eso, desde que abrí este blog, va ya para 7 años, estoy de prácticas por el mundo.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Gafas empañadas

Hace ya un tiempo que salió el segundo vídeo del canal Ciencia en el Bar, y no lo había puesto aquí, así que ahí va. Este lo recogieron varios medios hispanoamericanos, lo que le ha dado un empujón extra de visitas. En la página web el proyecto está junto con el anterior y con la ficha didáctica, en la que se amplia la información.


Y la semana que viene otro :-)

domingo, 5 de octubre de 2014

Las tasas de las universidades alemanas

Uno de esos tuits que ves pasar y marcas como favorito. Debe ser que algo no he entendido bien ¿las universidades alemanas son gratis? Bueno, como hay un enlace puedes empezar a tirar del hilo. Si, parece que lo dicen aquí, aquí, aquí... Tradicionalmente gratuitas, tras la reunificación, y con el discurso de la modernización se introdujeron unas matrículas en el entorno de los 1000€ pero al poco empezaron a desdecirse. Los diferentes territorios (sus comunidades autónomas) empezaron a volver a la gratuidad total, y parece que acaba de aprobarlo el último.

La noticia que dan estos medios internacionales no ha tenido eco en la prensa española (aunque otras veces si se ha comentado: El Diario.es, ABC). Una noticia así va en contra de la idea de que el progresivo aumento de tasas es inevitable. Un país de referencia, totalmente alejado de estereotipos exóticos o rojeras, nada menos que los alemanes van y culminan en 2014 el proceso de paso a la gratuidad de los estudios universitarios.

No hace mucho ya comentaba sobre la falacia, que nuestro ministro abraza sin ambages, de la insostenibilidad del sistema público de universidades. El ejemplo alemán me ayuda a insistir: es mentira, sociedades avanzadas como la nuestra pueden elegir una cosa o la otra, es una cuestión de ideología. Y ni siquiera hay que ser muy radical para sostener que la formación superior de la juventud es un valor social del que merece la pena ocuparse colectivamente. Aquí venimos de un sistema de casi gratuidad (a grandes rasgos los estudiantes pagan el 10% del coste real), y en mi opinión mejor mantener el pacto social como esta y desistir de futuros aumentos significativos de esas tasas. Como si fuéramos alemanes, vamos.

domingo, 28 de septiembre de 2014

El botijo en Naukas14

En el marco de las estupendas jornadas Naukas Bilbao de este año, mi participación ha quedado grabada, la dejo a continuación:



El programa del evento ya lo comentamos hace unos días, y también están disponibles vídeos de las demás charlas. La verdad es que entre las charlas propiamente dichas, y la posibilidad de charlar con los ponentes he pasado unos días verdaderamente maravillosos, hay pocas cosas comparables.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Espectaculares fósiles urbanos en Verona

Estas fotos las tomamos en Verona, en un viaje que hicimos en abril de 2007. Las dos primeras son de l'arena di Verona, las dos segundas de calles de la ciudad.





Hace ya tiempo comenté la primera de las fotos, y gracias aquella entrada, al comentario de Ana Cornella, se que son amonites del mesozoico, de hace unos 220 millones de años, una época en la que había también dinosaurios. Más recientemente ha aparecido la iniciativa Paleourbana, una web en la que Rubén Santos recopila toda la información que pilla sobre estas maravillas escondidas en las ciudades. De hecho lo tuvimos en junio pasado en "ciencia en el bar", hablándonos del tema. Estos fósiles de Verona son mucho más espectaculares que la mayoría de los que se pueden encontrar por ahí (con más facilidad de lo que parece si se sabe mirar, por cierto). Es por eso he pensado que merecía la pena compartir las fotos, y como en tuiter han tenido cierto éxito, las dejo aquí de forma más permanente.

Actualización (28 spt 2014). Las fotos ya están recopiladas en la página Paleourbana.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Anuncios antiguos mostrando (des)evolución

En una casa rural en la que pasé unos días este verano que termina había colgados, a modo de decoración, dos anuncios antiguos que me han llamado mucho la atención. 


Este primero, de lejía, contrasta mucho con lo que veríamos hoy día para un producto parecido. Bien grande pone "productos químicos", algo que hoy es poco menos que anatema... y encima se abrevia en el anglicismo "químicos" (quitándole absurdamente la palabra productos). Se dan claramente datos interesantes y verdaderos: 40% de cloro activo y venenoso. Cosas que hoy día no se encuentran en los destacados de la etiqueta y mucho menos en la publicidad. Está claro que es un anuncio de antes de la quimifobia que nos invade ahora.

El segundo, sin embargo, muestra que la preocupación por el propio cuerpo, y por el tamaño de los pechos femeninos en concreto, es antigua. Los remedios milagrosos y su publicidad resultan soprendentemente modernos, solo con cambiar la foto a modas más actuales valdría.

La comparación de ambos ejemplos no deja buen sabor de boca respecto de la dirección de la evolución sociocultural ...


Disclaimer: no se si los anuncios son realmente auténticos, ni la fecha de cada uno de ellos. En todo caso si non e vero e ben trovato

sábado, 13 de septiembre de 2014

En la radio periódicamente, Graffiti

El pasado día 10 tuve mi primera colaboración con el programa Graffiti de Radio Euskadi. Acepté la amable oferta de Juan Carlos Rojo, instigado por Javier Armentia, de unirme a ellos y Enrique Franco en una tertulia semanal de temas científicos de una media hora (los miercoles de 8:30 a 9 de la noche más o menos). Les agradezco a todos ellos la confianza y la oportunidad.

No es cosa de poner aquí una entrada semanal con los enlaces al programa, pero si alguna de vez en cuando resumiendo cosas. Esta, por ser la primera, se puede escuchar aquí, y (si funciona lo de incrustar) en la siguiente caja:





Por ese interés que cultivo por lo cotidiano, cada vez más cotidiano, incluso miserable, se me ocurrió hablar de las pelusas domésticas, y la investigación sobre el tema me llevó a un conjunto de curiosidades que luego recogí en la entrada del estudio comparado de pelusas.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Estudio comparado de pelusas

En primer lugar hay que distinguir diferentes tipos de pelusa: pelusa doméstica, pelusa de ombligo y pelusa de secadora. En inglés hay dos palabras para acercarse al concepto de pelusa: fluff (que hace referencia a lo esponjoso) y lint (que hace referencia a fibra textil). 

Es curioso que buscando en google en inglés es muy difícil encontrar referencias a la pelusa doméstica, mientras que en español es la principal. Los sajones se han preocupado mucho por la pelusa de ombligo, hay incluso un tipo (australiano) que tiene una colección de las pelusas de su ombligo cuidadosamente recopiladas durante décadas. También se hizo una macroencuesta a casi 5000 personas para conocer detalles estadísticos de la pelusa de ombligo, y un estudio científico analizando 503 muestras del ombligo del propio científico. Los resultados de estos estudios indican (a grandes rasgos) que el componente fundamental de la pelusa de ombligo es fibra textil (obviamente de la ropa que se lleva en los alrededores del ombligo), mezclada con material del dueño del ombligo (vello, piel muerta y sudor) y un poco de polvo(1). Estos agregados se forman más sobre vientres velludos y abultados que lampiños y planos, dado que los primeros aumentan la fricción con la ropa.

La pelusa de secadora tiene poco misterio, se trata de fibras de la ropa que se van desprendiendo debido al intenso roce entre unas prendas y otras que produce el proceso de secado. Como el aire cargado de esas fibras se pasa a través de un filtro, en él van quedando atrapadas y se van compactando. El color de la pelusa de secadora dependerá del de las prendas que se sequen, pero como normalmente se manejan lotes con prendas de diversos colores, las pelusas tienden a colores grisáceos o parduzcos, típicos de la mezcla de muchos tintes. A diferencia de los ombligos, las secadoras producen mucha cantidad de pelusa, llegando a generar un cierto problema medioambiental. Algunos de los usos que se han propuesto para reciclar este material incluyen utilizarlo como amortiguador de golpes en embalajes o como fondo en las macetas, ayudando a regular el drenaje de agua. Pero uno de los más llamativos consiste en mezclarlo con cola blanca para hacer un material compuesto con el que los niños (o eventualmente adultos) pueden moldear figuritas que luego se endurecen. Es una versión doméstica de materiales muy modernos como la fibra de vídrio o de carbono que mezclados con resinas epoxi o poliester materializan raquetas de tenistas famosos y cientos de otros productos.

Por último tenemos la pelusa doméstica, ese indicador de falta de limpieza que caracteriza determinados hogares, como los pisos de estudiantes. De hecho mi interés por estos elementos nace de mi época en un piso de estudiantes, donde disfrutábamos de abundantes muestras para analizar. Aquel piso tenía cuatro habitaciones, y comprobamos que las pelusas de cada uno de ellos tenían un color diferente. Aunque todas mostraban el aspecto grisáceo típico de la mezcla, las de cada cuarto tendían a parecerse al color de las mantas de la cama de dicho cuarto. Aquello era en la época de la tesis, así que teníamos acceso a microscopios con los que pudimos corroborar que la mayoría de la pelusa estaba conformada por fibras textiles, mayoritariamente de las mantas. Es una pena que no fuéramos más sistemáticos en el análisis, entonces nos parecía una broma, ofuscados como estábamos con las "grandes preguntas" de nuestras tesis doctorales, sin sospechar que este era un tema de investigación abierto, y tan relevante como cualquier otro. Por cierto, utilizo el plural incluyendo a los compañeros de piso que colaboraron en el estudio.

 Hoy sabemos que, por efecto triboeléctrico, las fibras se cargan de electricidad estática cuando rozan entre sí o con otras superficies, y que esa electricidad estática es la que proporciona la fuerza de cohesión que mantiene la estructura de la pelusa. Así pues, su formación requiere de fibras y de movimiento, para que haya rozamiento y con él acumulación de carga eléctrica. La primera consecuencia curiosa de este hecho es que, en el caso de una vivienda deshabitada, cerrada, no se producen pelusas, ya que las fibras que pueda haber no se mueven. ¿Y que es lo que las mueve habitualmente? El viento, el movimiento del aire que producimos las personas al andar, las ventanas abiertas en verano y las corrientes de convección de los radiadores en invierno. Esas corrientes producen remolinos en las esquinas, lugares especialmente propicios para que las fibras queden dando vueltas y las pelusas crezcan apreciablemente. Los patrones de esas corrientes de aire son las que determinan zonas especialmente adecuadas para la acumulación de las pelusas: rincones, debajo de radiadores, etc. La acumulación de debajo de la cama suele estar producida más por el hecho de que no se limpie ahí tanto como en el suelo a la vista que por que haya características especialmente propicias.

En EEUU las casas se climatizan con un sistema centralizado (tanto de calefacción como de frío) que mueve aire hacia cada habitación, que dispone de una rejilla de entrada y una de salida. Este sistema es bastante diferente del más habitual por España, basado en radiadores de agua que generan corrientes de convección cerradas en cada habitación. Esta observación me lleva a lanzar la hipótesis de que en EEUU se forman muchas menos pelusas (o son eliminadas por el sistema de climatización). En España, por otra parte, la sustitución de las tradicionales mantas por fundas nórdicas y edredones (y la moda de la depilación integral) también están ayudando a disminuir la cantidad de pelusas, aunque sin duda, aún quedan abundantes muestras con las que continuar estos estudios.



(1) Polvo aquí hace referencia a fragmentos minerales diminutos (sibmilimétricos), pedacitos de toca que flotan en el ambiente.