lunes, 16 de enero de 2017

Hablando sobre Wifi en Onda Vasca

El pasado día 10 me entrevistaron en Onda Vasca a propósito del tema de la creciente "WiFifobia", como está disponible el audio y quedó bien la cosa lo dejo a continuación:


Esta entrevista es la inaguración de una temporadita de charlas sobre el tema, una en Pamplona y otra en San Sebastián:

domingo, 15 de enero de 2017

En el blog

Desde que cerró Google Reader, anticipando el cambio de suscripción a blogs por las redes sociales como sistema de información, anuncio las entradas de éste con la coletilla "en el blog".

En el blog han pasado 4 semanas sin publicación, se ha cerrado el año con menos entradas desde que existe, hemos cumplido el noveno año de existencia y he faltado a la tradicional publicación de metablogueo de fin de año.

No tengo ganas de comentar todas esas cosas, pero me siento en la obligación. Y como no lo hago tampoco continúo con publicaciones típicas a la espera de colocar esta, así que vamos a por ella y ya está. Total, con anunciarla poco y publicar pronto otras cosas resultará poco visible.

La falta de tiempo nunca me ha impedido escribir aunque fueran notitas breves, al revés, me servía de como un momento de relajo y cuando estás con muchos líos no te faltan ideas. Lo que hace que no escribas es la falta de motivación, situación a la que me han conducido problemas familiares. Encauzada la situación (que no resuelta, ya que hay cosas que no tienen solución) hay que acotar el esfuerzo anímico que supone y continuar con actividades apetecibles como el blogueo, que a eso a lo que habíamos venido aquí.

El contador de visitas de Blogger se ha vuelto loco hace tiempo y no da nada fiable. Analytics parece funcionar mejor. El resumen de lo que veo allí, unas 800 visitas mensuales menos octubre que tuvo la entrada más exitosa del blog en mucho tiempo (la de las grasas). En general un 5% menos que al año 2015, seguramente debido a publicar menos entradas. Tras nueve años y manteniendo la gran diversidad en cuanto a temas publicados la situación está estabilizada. Demasiados son, sois, para unas notas deslabazadas (y llenas de erratas) que, sobre todo, me dejo a mi mismo (manteniendo el espíritu fundacional, y si no véase la primera entrada).

Y dicho esto, a ver si recuperamos el tono y pasamos a cosas más interesantes.

lunes, 19 de diciembre de 2016

La importancia del funcionariado (también académico)

¿Qué aporta el funcionariado a los científicos? ¿Y al profesorado universitario?

Es fácil caer en los chistes y lugares comunes e identificar funcionariado con burocracia, ineficiencia e incumplimientos laborales. Como todos los mitos algo de realidad hay en esa imagen, pero dista mucho de ser lo fundamental.

El particular estatuto blindado de los funcionarios pretende garantizar la independencia del empleado público frente al poder político y sus vaivenes. Un estado con buena salud democrática necesita científicos independientes que puedan opinar si esa presa que se pretende construir es segura o no desde su conocimiento técnico, sin jugarse el puesto. También necesita profesores universitarios que transmitan visiones críticas con el poder (que unas veces serán unos y otras "los contrarios").

Leído así puede sonar un poco antiguo. Parece que eso de la autonomía universitaria y la libertad de cátedra como principios constitucionales son antiguallas originadas por la proximidad del franquismo, pero que en el mundo moderno de hoy día solo son rémoras para una gestión ágil de la universidad. ¿Seguro?



Las libertades civiles no siempre van hacia adelante. Y en los lugares en los que retroceden también pensaban que eso jamás les iba a pasar a ellos. Los científicos del clima estadounidenses temen no ya por sus empleos, sino por los datos acumulados en el pasado. Los académicos turcos no complacientes con el poder están siendo laminados.

Los turcos expulsados de la universidad quizá eran funcionarios, cuando la democracia se pierde tanto ya nada vale. Pero la existencia del funcionariado como contrapoder de la política creo que es valiosa y que contribuye a la salud democrática que aleja esos peligros.

En resumen, sin perjuicio de que haya muchas mejoras que introducir en la función pública, la existencia de posiciones blindadas es democráticamente saludable.

((Sobre esto escribí también hace uno tiempo enfatizando otros asuntos))

Las fotos proceden de las siguientes fuentes: Time, W. Post, Nature, Wikipedia

sábado, 17 de diciembre de 2016

Nuevos criterios de acreditación del profesorado

Para que una persona se pueda presentar a una plaza de profesor universitario debe estar "acreditada". Y para acreditarse hay que mandar un montón de papeles a una agencia de acreditación (ANECA) que los analiza y da o no el visto bueno.

Hace poco más de un mes se publicaron unos nuevos criterios de acreditación para las categorías de profesores funcionarios (Titular y Catedrático de Universidad). Los criterios son considerablemente más "duros" que los anteriores (además de detallados y explícitos). La publicación de estos criterios ha generado un montón de protestas por parte de multitud de colectivos.
La verdad es que hay mucho que opinar sobre este asunto. En las siguientes líneas voy a comentar brevemente 4 aspectos:

1.- A nadie le gusta que le midan... tanto
En pocas profesiones como en esta hay que estar presentando el curriculum permanentemente. Es verdad que es un privilegio de que la sociedad te pague un sueldo (bueno en los niveles altos, no tanto en las fases iniciales) por una actividad que es tu propio desarrollo personal. Es lógico que haya que demostrar que sigue mereciendo la pena hacerlo, pero no deja de ser cansado y molesto en ocasiones. 

2.- Las medidas algorítmicas tienen grandes problemas
Al proceso de acreditación se presentan decenas de miles de personas lo que imposibilita juicios en profundidad. Al final la cosa se limita a computar méritos como si fueran cupones. Y la cartilla de cupones tiene casillas de los más variado y exótico. No se puede compensar (apenas) unas actividades con otras, lo que lleva a mucha gente a embarcarse en actividades solo para recoger un certificado al final que le sirva en su siguiente acreditación. La última versión de la cartilla pone algunos requisitos en niveles verdaderamente altos, que no cumplen muchas de las personas que actualmente desempeñan esos puestos. En cualquier caso, si hay tantos miles y no va a haber tantas plazas ¿por qué no escoger a los mejores(*)? Quizá, pero eso no le va a resultar agradable a todos los que no lleguen a esos niveles. ((*) además está por ver que por encima de un cierto umbral siga siendo cierto que cuantos más JCR del primer tercil mejor candidato)

3.- En un momento de enorme embolsamiento de "acreditados sin plaza", estas medidas se pueden interpretar como oportunistas.
Tras los años de crisis en que las leyes para contener el déficit prohibieron la incorporación de funcionarios, la cantidad de personas acreditadas para puestos superiores a los que ocupan es enorme (en mi universidad más del 30% de los profesores permanentes). Esto plantea un problema importante. La gente considera legítima su aspiración a mejorar laboralmente especialmente cuando cumple los requisitos para hacerlo (yo creo que lo es) y presiona para que esto ocurra, pero no hay capacidad real para que ocurra (**). ¿Solución? Endurecer mucho los requisitos. Para empezar que no se incorporen muchos más a la bolsa, y para seguir que se plantee incluso la "reacreditación" con los nuevos criterios. Es difícil pensar que no hay alguna motivación de este tipo detrás de la medida. Y eso cabrea mucho, cambiar las reglas del juego a mitad de partida no es bonito.
(**) la dificultad para que esto ocurra es largo para comentar ahora, pero de verdad que lo es.

4.- Aún más, se pueden interpretar como un paso en la desfuncionarización de la universidad al endurecer especialmente el acceso a las figuras de funcionario.
Existiendo la vía laboral de los "contratados doctores", en la que no se han endurecido tanto los requisitos, es fácil suponer que se acumulará ahí el personal. El resultado neto es la desfuncionarización del profesorado universitario. Hay mucha gente que aboga por ello (no es mi caso), pero en cualquier caso algo no me parece bien que una medida política de ese calado se ponga en práctica de hecho de una forma tan torticera, evitando la discusión de fondo.

La Universidad tiene problemas importantes, la incorporación de nuevo profesorado no es uno de los menores, pero deberían abordarse de forma explicita y frontal, democrática y consensuada. Este tipo de medidas que interfieren con todo con la excusa de una supuestamente indiscutible excelencia... son una mierda me parecen de lo más inadecuadas.

martes, 29 de noviembre de 2016

La intenigencia artificial que nos alegra la vida hoy

Descubrir música nueva, cuando ya tienes una edad, es engorroso. Hay amigos que te hacen recomendaciones, pero salvo que te conozcan muy bien has de escuchar mucho para llegar a descubrimientos maravillosos. Además uno va cambiando, incluso en escala de semanas, y lo que te apetece escuchar hoy no es lo mismo que hace un mes.

Documentarse y seguir al día de los temas de investigación que desarrollas es una tarea que requiere su tiempo, has de ir periódicamente a las bases de datos, o poner sistemas de alerta que te envíen las novedades que cumplen algunos criterios, pero siempre gastas mucho tiempo en el pajar para dar con una aguja de vez en cuando.

Desde hace unas semanas, meses quizá, los dos procesos descritos han comenzado a fluir de manera natural y sencilla; automáticamente. Spotify para la música y Mendeley para los artículos científicos hacen la tarea. Cada unos de estos sistemas dispone de un algoritmo que, en base al uso que haces de el, te propone novedades. En ambos casos la propuesta es poco invasiva y, lo más alucinante, de una enorme pertinencia. Vamos, que aciertan siempre (o casi) y te lo ofrecen amablemente.Seguramente hay muchos otros servicios que funcionan igual de bien, yo he comentado estos por que los uso (y los disfruto).

 En ambos servicios hay una "capa social" en la que puedes enlazar con conocidos y seguir sus novedades, y demás... pero la utilidad real de esa capa social ha sido superada por el automatismo de los algoritmos. La inteligencia artificial en este tipo de tareas no es una promesa, es una realidad diaria y gratuita además.

La constatación de que la inteligencia artificial es una realidad es como asomarse a un precipicio: ¿Cuándo exactamente ha entrado en mi vida? ¿Es algo que controlo realmente? ¿Qué caminos va a seguir en el futuro? ¿Va a terminar dictando los caminos de mi investigación (y mis gustos musicales)? ¿En qué otros ámbitos de mi vida ha entrado ya con esa suavidad que hace que no te des cuenta?

La cuestión requiere acciones a corto plazo tanto regulatorias de la propia inteligencia artificial como de sus repercusiones sociales. Sobre lo primero merece la pena escuchar los 10 minutos de charla de Helena Matute en Naukas 16. Sobre lo segundo recomiendo una charla (algo más larga) que nos dio en Ciencia en el Bar Humberto Bustince y que quedó grabada gracias al Periscope de Javier Armentia.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Misterios científicos de la cocina

Mañana comenzamos la oncena temporada de charlas de divulgación para estudiantes de instituto. En Tierra Estella será la inaguración, y con una charla nueva, sobre misterios de la cocina. Ahí la dejo:


sábado, 19 de noviembre de 2016

Inteligencia colectiva tabernaria

n estupendo reportajeEl formato ciencia espectáculo engancha, así que como clausura del as semanas de la ciencia 2016 en Navarra tuvimos "Ciencia, Rock y Birras" en el Zentral.
La músuca corrió a cargo de Plastones, ¡¡buenísimos!! 
Javier Armentia hizo de presentador del acto
José Ramón Isasi habló de química y superhéroes
Karmele Gómez de sienestesia y nebulosas
Ambrosio Liceaga de por qué necesitamos ciudades listillas
y yo hice un experimento tabernario sobre inteligencia colectiva. Dejo las transparencias a continuación, están completadas con el resultado del experimento y un par de fotos del acto que, obviamente, no se proyectaron:

Las fotos cortesía de @yojosemere, que hizo un estupendo reportaje.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Superluna, pobreza energética y otros artefactos informativos

Artefactos son informaciones erróneas producidas por sistemas de medida. Ocurren en sistemas experimentales con finalidad científica, médica o industrial (1). En ecografía por ejemplo son muy comunes (todo lo marcado por flechas en la imagen no es imagen de nada real, 2). Los especialistas en instrumentación deben conocerlos para ser capaces de interpretar las medidas que se realizan y discernir lo que es real y lo que no.

¿Podemos considerar los medios de comunicación sistemas de instrumentación social? En cierto modo lo son ya que es a través de ellos que tenemos información de lo que ocurre en el mundo. En este contexto también existen los artefactos y deberíamos considerarlos de forma análoga a como se tratan en el mundo técnico.

La "pobreza energética" no existe. Existe la pobreza, sin apellidos. Se manifiesta en todos los ámbitos de la vida: la nutrición, la salud, la vivienda, la educación de los hijos, ..., y en la disponibilidad de energía también. Hablar sólo de un aspecto es un artefacto, confunde y no ayuda a entender lo que ocurre y menos aún a buscar soluciones efectivas (3).

La "superluna" no existe. Ocurre que la luna se mueve en una órbita elíptica que hace que unas veces esté más cerca de la tierra que otras, pero como la excentricidad es pequeña, las variaciones apenas son observables a simple vista. La superluna como fenómeno informativo es un artefacto. Las piezas periodísticas encaminadas a hacerlo notar y a explicar lo que en realidad hay son aceptables, deseables incluso, pero junto con ellas se van a generar muchas otras que deslicen información exagerada, incorrecta o directamente absurda (como que esa noche se dormirá en promedio 20 minutos menos que "la media").


Los artefactos en los sistemas de medida tecnológicos son algo a evitar. Nadie se alegra de su existencia, aunque se puedan conocer y analizar todo el mundo prefiere imágenes y medidas libres de artefactos. ¿No deberíamos hacer lo mismo con los "sistemas de medida social"? Sería lo ideal, pero aquí el consumidor de la información no es un científico o un médico sino un ciudadano cualquiera que, en muchas ocasiones, prefiere una media verdad entretenida o afín a sus creencias antes que una verdad más aburrida e incómoda. Difícil papeleta para los periodistas de ciencia que viven de que les lean esos consumidores pero que deben mantener el rigor (5). Mucho más sencilla la postura desde otros ángulos de la comunicación científica (el escepticismo o los científicos profesionales, por ejemplo).

Yo personalmente prefiero que en la información que consumo haya el menor número posible de artefactos: sorpasos, aguas en Marte, lunas verdes, lunas azules, superlunas, pobrezas energéticas, sectores críticos y cientos de falsos conceptos que me dificultan la comprensión.

------------
(1) Artifact: (Among other entries) A structure or finding in an experiment or investigation that is not a true feature of the object under observation, but is a result of external action, the test arrangement, or an experimental error.
Artefacto: cualquier distorsión percibida y/o cualquier otro error de datos causado por un instrumento de la observación o medición, el cual puede provocar una mala interpretación o resultados erróneos.

(2) La imagen corresponde a una ecografía transesofágica procedente de este enlace.

(3) Eso sí, da para muchos minutos de sensiblería entrevistando a pobres desgraciados de los que solo interesa que les han cortado la luz. También es un tema agradecido por que hay unos "malos" muy bien identificados: "las eléctricas".

(4) Artículo de Antonio Martínez Ron sobre el "conflicto" relativo a la información sobre la "superluna"

sábado, 12 de noviembre de 2016

Divulgar el conocimiento en la universidad (en RNE)

Una entrevista que me hicieron en Radio Nacional sobre el nombramiento como responsable de divulgación del conocimiento de la UPNA:


domingo, 6 de noviembre de 2016

Entrevista en Diario de Navarra

Hoy se publica una larga entrevista que mi hicieron la samana pasada para Diario de Navarra.
No estoy del todo contento con la relevancia que adquieren en lo publicado frases marginales en una conversación mucho más centrada en la ciencia y su divulgación. Aún así está muy bien, esto es lo que hay:

(Para leerlo realmente, en pdf está aquí: página 1 , página 2)