miércoles, 4 de febrero de 2009

Eramos pocos y parió la abuela

Leo que nuestra competencia, la Universidad Católica de la Iglesia de Navarra, alias Universidad de Navarra, se lanza a implantar titulaciones que ya existen en la UPNA. El asunto se puede analizar desde distintos puntos de vista:

- Como "Consejero de Educación", todo lo que sea duplicar titulaciones ofrecidas en un entorno tan pequeño como este es facilitar la posible quiebra de ambas a medio plazo, va en perjuicio de la oferta al ciudadano y es fuente de conflictos potenciales.

- Como "Zoon Politikon", la organización sacerdotal dueña de esa universidad tenía ese resorte de poder intocado. Ahora forman futuros periodistas, jueces y médicos: el necimiento, la muerte, la información y el pleito están en manos (al menos parcialmente) de espíritus formados en ese entorno. Faltaba la formación de maestros que velen por el "espíritu" de los alevines. Sin comentarios.

- Como "autoridad académica de la UPNA", esto viola el estatus quo: se abre la veda. La implantación de medicina (contra la que me manifestaba en anteriores entradas) ya no es tan absurda. Incluso periodismo. Leía en un resumen del último Consejo de Gobierno que no se han aprobado plazas del Departamento de Sociología porque se está reconsiderando el futuro de esta titulación. Quizá se podría reconvertir a Periodismo y sus variantes.

- Como "lector de periódicos", es llamativa la diferencia de trato de la noticia en los dos periódicos de la Comunidad Foral, uno aplaude la sana competencia y el otro no se alegra tanto y airea el asunto de medicina. Ninguna sorpresa, y ninguna independencia de criterio.

Si no teníamos bastante con la confusión, falta de imaginación y de valentía en la propia casa para abordar el renovado mapa de titulaciones EEES, ahora vienen desde fuera a meter más ruido.
Publicar un comentario