martes, 7 de septiembre de 2010

¿Neurosexismo?

Con esto del final del verano uno se pone cultureta (para celebrar la entrada en el DRAE de esa palabra) y he empezado a leer "Cómo funciona la mente" de Steven Pinker. Todavía estoy muy al principio, pero me ha hecho especial gracia su descripción del MECCSS (Modelo Estándar de las Ciencias Sociales).

Para empezar hace gracia la forma de denominar ese paradigma, copiando la denominación del Modelo Estándar de la Física de Partículas, que si es una denominación universalmente aceptada. Luego la descripción del paradigma es demoledora. Una de las ideas fundamentales es rechazar toda investigación científica cuyo resultado pudiera servir de apoyo (aún malinterpretándolo) a comportamientos políticamente incorrectos. Pinker lo expone de forma matizada y detallada (no en un párrafo seco como acabo de hacer yo), merece la pena leerlo.

Con esa idea en la cabeza me encuentro hoy con un artículo (vía @Omenendez) que titula "luchando contra el neurosexismo" en el que se reseñan dos libros recientes que intentan establecer la falta de pruebas científicas de diferencias neuronales entre hombres y mujeres. Las pruebas científicas estarán en el estado que estén, y seguro que evolucionan mes a mes, pero llamarle neurosexismo a ese tipo de estudios es una muestra clara de prejuicio. El MECCSS en plena acción.

Yo no se nada de neurociencias y menos de etsudios comparativos entre hombres y mujeres, pero me parece un tema de estudio tan interesante como cualquier otro. No me extrañaría que hubiese diferencias anatómicas en el cerebro ¿no las hay en otros órganos más evidentes? En todo caso, las pruebas científicas serán las que sean. Lo que me parece ¿indignante? si, indignante, es enfrentarse a temas científicos con tales prejuicios. Es un ejemplo más que pone de manifiesto las dudas sobre lo científico de las Ciencias Sociales.
Publicar un comentario