viernes, 2 de diciembre de 2011

Más homeopatía en la UPNA

No es la primera ni la segunda vez que aparece una actividad académica en la Universidad Pública de Navarra sobre homeopatía. Esta vez un curso de especialización organizado por la Fundación Universidad- Sociedad y patrocinado por la gran empresa comercializadora de ese tipo de productos (Boiron).

Ya ha surgido la movilización habitual por parte de la sociedad, con 1600 firmas ya solicitando su retirada. Hoy se hacía eco de la polémica el Diario de Navarra, y aunque en el texto hay una cierta crítica al curso, en mantiene la habitual "equidistancia" de los medios de comunicación con sendos recuadros con opiniones a favor y en contra (recuadros que no están en la edición digital, la impresa puede verse aquí).

Sobre la cuestión de fondo no hay mucho que hablar: un tratamiento científicamente absurdo cuya eficacia consiste exclusivamente en el efecto placebo (aunque eso no sea poco). Sin embargo se ha establecido culturalmente con fuerza, siempre con el argumento "a mí me funciona" (a mis pacientes, a mis hijos o hasta a mi mascota). Referencias al respecto hay muchas, por citar una, un artículo reciente de Magonia que a su vez se refiere a muchos otros.

Lo que me ha sorprendido mucho en esta ocasión es el silencio sepulcral de la comunidad universitaria. Sólo un profesor se ha atrevido a comunicar su desacuerdo a la comunidad universitaria. La forma de comunicación de la comunidad universitaria es (o era al menos en los últimos 15 años) es la lista de correo "info-general". En ocasiones anteriores alguien enviaba un mensaje de disconformidad y era seguido por otros de apoyo y otros en contra, algo parecido a lo que si podemos ver en los comentarios a la noticia del diario. A ese correo sólo he contestado yo apoyándolo, y no ha habido ninguna reacción más, lo que me sorprende un montón, tanto de los convencidos de su utilidad (que siempre hay alguno) como, especialmente, de escépticos reconocidos y militantes en otras ocasiones.

La verdad es que no es tan extraño. El actual Rector fue explícitamente interpelado sobre la cuestión en la última campaña electoral (ver comentario en el blog de la candidatura), y dijo que no hay más universidad que lo que digan los profesores, y que si un grupo de estos se pone de acuerdo, escribe la propuesta y la aprueba en el comité que corresponda, adelante con ello. Yo no estoy de acuerdo, ni en lo formal ni en el fondo. Esa propuesta, informada por los comités que sean siempre tiene que ser aprobada en Consejo de Gobierno, dónde el control del Equipo Rectoral es pleno, así que si existen mecanismos legítimos de limitación de iniciativas. Pero hay que querer. Hay que querer enfrentarse a ese grupo de profesores, hay que tener un modelo claro de universidad y apostar por él. Si uno se limita a "gestionar consensos" no hay modelo de universidad, y si esta empieza a derivar hacia Hogwarts, mala suerte.

Me sorprende que no haya ninguna persona que disienta del punto de vista del Rector, por ejemplo quien dirige una unidad que tiene por objetivo: "hacer de la ciencia y la tecnología un elemento cotidiano de reflexión"

La Universidad es una institución social encargada de crear y transmitir conocimiento científico (lo pone en el preámbulo de su ley fundacional), es por eso que considero extremadamente pernicioso acoger en esa institución, como actividades académicas, cosas que no lo son. 
Publicar un comentario